reparacionEs de todos conocidos que el agua de nuestra piscina debe disponer de un nivel óptimo de pH ya que si no puede ser perjudicial para la salud.

Los niveles óptimos se comprenden entre 7,2 y 7,6, niveles en los que el agua se conservará en buen estado.

Un pH más alto imposibilita el baño, debido a que puede ser dañino para nuestra salud. Por eso, ¿cómo medirlo y controlarlo? Y ¿qué sistemas existen en el mercado?

  • Medidor de pH en gotas: Es el sistema tradicional y el medidor más utilizado por los propietarios de las piscinas. Simplemente con tomar una muestra de agua de la piscina, añadir un liquido rojo y amarillo según corresponda y obtenemos los niveles de pH.
  • Medidor de pH en pastillas: Es más preciso que el anterior y el procedimiento es en pastillas, además mide el cloro libre.
  • Tiras analíticas: Son unas tiras que al introducirlas en el agua durante unos segundos reaccionan (debido al reactivo químico que llevan) adquiriendo el color que nos indica la medida de pH.
  • Fotómetros: Es un dispositivo electrónico que se sumerge en el agua y te mide el pH del agua. Son de gran precisión, pero es el medidor de pH más caro.