Imagen relacionada

Ventajas e inconvenientes de la Cloración Salina

Son cada vez más los sistemas de cloración salina que desde Piscinas AOP instalamos, debido principalmente a la facilidad de instalación, sencillez de manejo y ahorro en el mantenimiento de la piscina.

Como todo sistema, tiene sus ventajas e inconvenientes comparado con el sistema tradicional. Es por ello que en este artículo queremos compartir y dar a conocer de la mano de la ASOFAP (Asociación Española de Fabricantes de Piscinas) las diferentes ventajas e inconvenientes del sistema de cloración salina.

Ventajas

Seguridad. Este sistema no utiliza productos químicos peligrosos (únicamente sal). Sin embargo, deben emplearse reguladores de pH para ajustar el valor de pH entre 7,2 y 7,4, especialmente en piscinas con aguas duras (alto contenido en sales), por lo que se reduce el riesgo por intoxicación y manipulación y el riesgo de incendio y explosión durante el almacenamiento. Además, no se producen ambientes corrosivos en las salas de depuradoras y no existe riesgo de formación de gases tóxicos por manipulación inadecuada de productos clorados.

– Medio ambiente. La electrólisis utiliza únicamente agua y sal, que son sustancias naturales, no contaminantes y respetuosas con el medio ambiente. Además, permite su recuperación (la sal, una vez ha generado el cloro activo por el sistema de electrólisis salina y este ha realizado la desinfección del agua, vuelve a su estado inicial en forma de sal).

– Transporte. Los productos químicos clorados deben transportarse hasta las instalaciones, mientras que el sistema de electrólisis salina es totalmente autónomo (la sal ya está en el agua).

– Economía. Los sistemas de electrólisis salina permiten un ahorro en mantenimiento y en productos químicos. Solo consumen energía eléctrica y, además, permiten reducir el consumo de agua

– Comodidad y facilidad de uso. Los equipos de electrólisis salina permiten generar el desinfectante necesario para el mantenimiento del agua de la piscina sin tener que manipular y dosificar productos químicos peligrosos. Además, el sistema de electrólisis salina permite automatizar el tratamiento del agua mediante la incorporación de reguladores de pH/redox. Únicamente, deberá analizarse periódicamente la concentración de cloro y el valor de pH en el agua mediante un kit de análisis

Inconvenientes

– Inversión inicial. Los equipos de electrólisis salina, junto con un sistema de control y dosificación automática del pH de agua (recomendable), requieren de una inversión inicial que puede parecer algo elevada en un principio.

– Limpieza y mantenimiento de las células electrolíticas. Las células de los equipos de electrólisis salina requieren de una limpieza y mantenimiento periódico de depósitos calcáreos y suciedad. Si no se realiza correctamente, estas se deterioran muy rápidamente y hay que cambiarlas.

– Incremento de consumo de regulador de pH. Normalmente, las piscinas con sistemas de electrólisis salina tienden a subir el valor de pH del agua, por lo que será necesario la adición de reductores de pH para asegurar la eficacia desinfectante del cloro generado y evitar que se produzcan más deposiciones calcáreas en los electrodos de la célula.

– Degradación del cloro generado. El cloro generado a partir de este sistema se degrada rápidamente por efecto de los rayos UV del sol, a diferencia del cloro formado a partir de tabletas de cloro usadas en una piscina tradicional. Esto obliga a incrementar las horas de funcionamiento del equipo, así como del sistema de depuración, con el consiguiente aumento del gasto de electricidad y desgaste de la célula electrolítica. Una alternativa sería proteger al cloro de esta degradación mediante la adición de un estabilizante.

– Control de la sal. Se debe ajustar y controlar la concentración de sal del agua al llenar la piscina o bien al instalar por primera vez el equipo, así como deberá realizarse pequeñas reposiciones periódicas de sal debido a las pérdidas de agua durante los lavados de filtro o evaporación. Dichos controles deben realizarse periódicamente para verificar que los valores de sal son los recomendados por el fabricante.

Desde nuestro punto de vista y si ponemos en una balanza los pros y los contras o las ventajas o inconvenientes, la balanza se decanta por los pros o ventajas.

Algunas empresas de fabricación de cloradores salinos trabajan para facilitar aún más el mantenimiento del sistema, en este caso la limpieza de las células… Por ello existen ya en el mercado sistemas que no requieren limpieza ya que son autolimpiables.

Es el caso de producto que detallamos a continuación: un clorador que lleva unas escobillas en el interior de la celula y hace una limpieza de la celula fisciamente cada cierto tiempo, esto es ideal para sitios con aguas muy duras en los que, los cloradores normales cada dos por tres se llenan de cal

Es un clorador para sitios muy determinados,  la celula dura 2 a 3 veces mas que un clorador normal, la celula puede durar has 10 años

Clorador salino

De todas formas, si quiere mayor información, no dude en ponerse en contacto con nosotros para despejar cualquier duda.